¿Qué es la educación Montessori? 6 frases que me hicieron amarla

En mi blog hablo de forma recurrente de ella, me defino a mí misma como su enamorada, y estoy convencida de y admirada por sus virtudes. ¿Pero qué es? Si pasabas por aquí y no conoces la filosofía de María Montessori o si has oído hablar de ella pero no lo tienes claro, me he decidido a escribir este post para explicártelo de manera sencilla. Si ya eres un experto en el tema, espera, he recopilado seis frases que merece la pena re-leer.

06-montessori-sin

¿Quién es María Montessori?

Una de esas mujeres fuertes y vehementes que han cambiado la historia y de las que se oye hablar demasiado poco. Si lees su entrada en la wikipedia verás, entre otros muchos datos, que fue ingeniera, médica, psiquiatra, filósofa, antropóloga,  y bióloga. Lo fascinante es que en algún momento centró todos estos saberes en su interés por la educación, con el propósito de crear un método pedagógico basado en la libertad, el respeto hacia el niño y su capacidad innata de aprender. Creía firmemente que todos los niños pueden llegar a ser adultos que saben hacer frente a los problemas de vivir, incluidos los más grandes, la guerra y la paz, si se les permitía aprender espontáneamente. Nació en 1870 en Chiaravalle, y en 1898 presentó su primer método pedagógico dirigido a niños enfermos y con carencias, que sería la base de su nueva escuela.

Si quieres ampliar la información y tienes sólo tres horitas, a pesar del tono televisivo y un poco melodramático, existe este biopic del 2007 sobre María Montessori que  dirige Gianluca Maria Tavarelli, que es bastante completo y fiel. Y a mi me emociona.

Y si te va más leer, puedes zambullirte en su biografía con este libro de Renato Foschi: MARÍA MONTESSORI.

¿En qué consiste la metodología Montessori?

Muy resumidamente te diré que consiste en dejar al niño ser lo que es y ayudarle a crecer desde él. Se basa en el respeto a los ritmos e intereses del niño, permitiéndole aprender a hablar, escribir y leer, por ejemplo, de la misma manera que aprende a gatear, caminar y correr, es decir, espontáneamente. Este respeto requiere un determinado proceder en el adulto que educa, que es un guía que acompaña al niño hacia sus propios intereses sin intervenir, y un determinado ambiente, preparado con materiales específicos para que el aprendizaje pueda darse. El aprendizaje se vuelve activo y personalizado.  Los materiales estimulan sensorialmente para que los propios niños desarrollen los conceptos vivenciados con la vista, el olfato, el gusto, el oído o el tacto. Y con todo esto se trabaja para alcanzar progresivamente la autonomía, independencia, iniciativa, capacidad de elegir, desarrollo de la voluntad y autodisciplina.

Te diré también que sí, que ya tiene más de 100 años el método, y sin embargo hoy día, aunque algunos de sus principios básicos, como pueden ser los periodos sensibles, se empiezan a oír en la educación convencional, en la práctica sigue siendo un método actual e innovador, eso sí, efectivo y probado desde hace un siglo.  Y algo que siempre se cuenta sobre el método y que me hace mucha gracia: ¿Qué tienen en común los fundadores de Google, Wikipedia, Simcity  y Amazon? Todos estudiaron en colegios Montessori.

Nico, Diana y Juanito son una maravilla total, y he tenido la suerte de que colaboren con mamananádada haciendo este vídeo donde intento explicar de forma sencilla qué es la pedagogía Montessori. ¡Gracias chicos! No les perdáis la pista.

¿Conoces la pedagogía Montessori? from mamananádada on Vimeo.

Educación, pedagogía, método… Para mi es más bien una filosofía, una forma de entender nuestra manera de relacionarnos con la infancia desde el respeto, la admiración, y el cuidado, reconociendo su potencial y comprometiéndonos con ella para la paz.

Pero déjame que te lo cuente con las 6 frases de María Montessori que me hicieron amar su filosofía:

  1. “Ayúdale a hacerlo por sí mismo”. Esta es la frase que podría resumir toda su filosofía. La educación Montessori no trata de trasmitir un conocimiento al niño que debe aprender del adulto, sino de permitirle alcanzar su total autonomía e independencia. Preparando el espacio en el que el niño crece para que pueda aprender sin ayuda, sin dependencia del adulto, elimina la frustración en un momento clave para la formación de la personalidad, y hace al niño capaz.
  2. “Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”. Se aprende lo que se logra hacer, descubrir, por uno mismo. La ayuda innecesaria sólo crea dependencia y desinterés.
  3. “El niño crea sus propios movimientos y, una vez creados, los perfecciona”. Si le dejas espacio, si presentas los estímulos necesarios, si le das libertad de movimiento, el niño va a hacer por sí mismo los aprendizajes más complejos.
  4. “El instinto más grande de los niños es precisamente liberarse del adulto”. Y es por este instinto que aprende, que arriesga y logra. Permítele ser autónomo, elegir, desobedecer. El ser humano rechaza la exigencia inevitablemente desde el sistema nervioso vegetativo. Como cuando tocas el fuego, no puedes evitar quitar la mano. Tenemos un instinto de libertad así de fuerte y arraigado, porque necesitamos ser libres para desarrollarnos.
  5. “La mano es el instrumento de sus deseos”. Manipular, tocar, sentir… Si limitamos todo esto, matamos el deseo de aprender y dejamos al niño sin herramientas. El niño puede aprender cada concepto de manera vivencial, y así, integrarlo, y no almacenarlo. El deseo de tocar, sentir cada nuevo descubrimiento, guía el aprendizaje.
  6. “Sigue al niño”. Nadie como él para saber hasta dónde puede llegar y cuál es el camino. Confía y sigue al niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *